• Qué es la anorexia y la bulimia?

    Qué es la anorexia y la bulimia?

    La anorexia nerviosa es un trastorno del comportamiento alimentario que consiste en la decisión voluntaria de restringir al máximo la ingesta de alimentos, con el fin de adelgazar.

    Se caracteriza, por tanto, por una reducción significativa y exagerada del peso corporal. Para obtener este objetivo se suele comer muy poco, hacer ejercicio físico desmesurado, auto inducirse vómitos y se emplean laxantes, diuréticos, etc. La anorexia consiste en la drástica reducción de la comida pero lo que caracteriza el trastorno es el miedo a la gordura, un irrefrenable deseo de delgadez. Al principio del trastorno el paciente experimenta hambre pero se auto impone una gran restricción, cuando el trastorno avanza, al parecer, desaparece la sensación de hambre.

    En una tercera fase empieza un gran declive biológico del organismo: déficit vitamínico, deshidratación, alteraciones de metabolismo, dolor abdominal, hipotensión, sequedad de piel, bradicardia, arritmias cardíacas, osteoporosis…). El cuadro se inicia de modo insidioso, no de un día para otro. La familia suele tardar en apercibirse del problema.

    Frecuentemente la anorexia suele empezar tras hacer un régimen adelgazante que después se exagera hasta límites enormes. La persona anoréxica adelgaza, adelgaza, adelgaza y se sigue viendo gorda en el espejo. Esta distorsión de la percepción de la imagen corporal es, también, una de las características fundamentales de este trastorno. Se puede llegar a perder el 25, el 30% del peso original. Se suelen someter a duros ejercicios físicos y gimnásticos a los que dicen no sentir cansancio. Son personas que se aíslan socialmente y tienen tendencia a mantener un tono vital bajo o depresivo. En resumen lo que caracteriza al cuadro es:

    – Pérdida de peso alarmante

    – Trastornos de la imagen y esquema corporal

    – Amenorrea

    – Vaga conciencia de la enfermedad

    – Hiperactividad (no siempre)

    Etiología tres tipos de factores:

    1) Factores Psicológicos:

    Las anoréxicas suelen ser personas inseguras, muy susceptibles e introvertidas, con mucho miedo a degradar y ser rechazadas. Todo ello no quita que se las considere chicas inteligentes, con buen rendimiento escolar, activas y aparentemente bien adaptadas. Se postula que tienen problemas en el área de la sexualidad y se piensa también que la familia no contribuye a la autonomía personal sino más bien lo contrario, estimula el refugio en seguridades infantiles. También se postula que a través de no comer la anoréxica atrae la atención de los padres o reafirma su voluntad frente a la de ellos. Otro factor psicológico postulado es la posibilidad de la existencia de una intensa depresión latente o la inadaptación a las nuevas situaciones de cambio a los que el adolescente se tiene que enfrentar: cambios corporales, inicio de estudios superiores, rotura con Los síntomas depresivos son notables: ideas de tristeza, de suicidio (sobre todo después del episodio), irritabilidad, baja autoestima, elevada ansiedad, relaciones sexuales pobres o no satisfactorias.

    2) Factores Sociales:

    La anorexia aumenta día a día. Se promueve la delgadez, los medios de comunicación bombardean los éxitos y valor de la delgadez. No cabe duda que esto puede ayudar a generar o aumentar la “fobia por la gordura” en nuestra sociedad, valores y mitos que se extienden fácilmente en las edades prepuberales.

    3) Factores Somáticos y Genéticos:

    Se piensa sobre todo en el eje hipotalámico -hipofisario- endócrino. Experimentos que manipulan el hipotálamo producen anorexia en los animales, un tumor en el hipotálamo también puede dar anorexia. A pesar de los esfuerzos no se han hallado anormalidades bioquímicas primarias en las anoréxicas. Lo que se han hallado es secundario a la pérdida de peso. La alteración del eje hipotálamo-hipófisis secundaria a la anorexia hace que se segreguen nuevos estrógenos y produzca amenorrea.

    Parece claro que ninguno de los tres factores implicados puede, por sí solo, explicar la anorexia. Seguramente se debe a una combinación peculiar y en cada caso deberemos valorar cual es el que tiene mayor peso específico.

    BULIMIA

    La Bulimia se considera un trastorno consistente en no seguir un patrón de alimentación normal. Se presentan episodios de ingesta exagerada y voraz. Suele ser desproporcionado: 10 pastillas de chocolate y 1 Kg. de galletas. Algunas bulímicas consumen 15.000-20.000 calorías en un atracón.

    Conductas:

    Suelen comer a escondidas y prefieren los alimentos dulces aunque también comen salados. El episodio puede durar hasta una hora en la que se come todo lo que se puede, sin apenas masticar, prácticamente tragando. Después aparecen, por norma general, los sentimientos de culpa, las molestias estomacales y los vómitos –auto inducidos o espontáneos-o sueño.

    Pueden empezar a comer por simple hambre, es decir de modo no compulsivo pero pueden descontrolarse y convertir una comida normal en un atracón, sin poder parar hasta sentirse llenos. Se puede dar en todo tipo de pesos y también en anoréxicos o no. Si se da en una anoréxica el diagnóstico principal será de anorexia. La mayoría de casos se da en personas con peso normal o incluso por debajo de lo normal. El sujeto bulímico suele estar muy preocupado por el peso y el cuerpo. De hecho quieren estar delgados. Otros aspectos compartidos entre la anorexia y la bulimia son los siguientes: síntomas depresivos y de ansiedad; características obsesivas, dificultades de concentración, funcionamiento social deficitario.

    Entre anorexia y bulimia hay similitudes pero también hay diferencias que ayudaran al diagnóstico de uno u otro cuadro: son las dos caras de una misma moneda

    Anorexia:

    Amenorrea (cese de menstruación)

    Ausencia de actividad sexual

    Pérdida de hasta el 25% del peso

    Priva el no comer

    Bulimia:

    No amenorrea (puede haberla en algunos casos)

    No necesariamente ausencia de actividad. Sexual

    No pérdida de peso

    Priva el comer

    Suele ser un trastorno de tipo crónico que se prolonga durante años y en el que pueden experimentarse épocas en las que se come normal, sin atracones, y épocas de atracones. Las recaídas son muy frecuentes y se dan en la mayoría de los casos.

    No obstante, comparada con la anorexia podríamos decir que la bulimia tiene mejor pronóstico porque en ella no existe prácticamente la mortalidad.

    Las personas con bulimia episódica, vómitos, ejercicio físico y demás no suelen ser obesas pero si hay un patrón de bulimia muy continuado, entendiendo la bulimia no como una necesidad compulsiva -episódica- de comer sino como una necesidad constante de comer mucho siempre, entonces, nos encontraremos con el obeso.

    A nivel familiar no es extraño encontrarse con frecuentes conflictos interpersonales, normalmente posteriores al inicio del cuadro bulímico. No obstante, no debe descartarse nunca el papel de la familia en el curso de este trastorno, especialmente por lo que hace referencia a las manifestaciones de hostilidad. Desde una perspectiva psicodinámica se observa una cierta inmadurez yoica en la estructura de las personas con bulimia, tal y como los pacientes relatan, la comida es empleada como una especie de tranquilizante, de ansiolítico, un modo de “calmarse” ante según qué dificultades vitales.

    Al igual que la anorexia, la bulimia –aunque en menor medida- también presenta co-morbilidad: Así, que es imprescindible y urgente, que quien padece estos trastornos alimenticios comiencen una terapia interdisciplinar. Siempre es importante consultar apenas, se sospecha, de padecer estos trastornos, y los familiares tienen que estar muy atentos en estas cuestiones, sobre todo si se tiene hijos adolescentes, con un buen tratamiento, y contención familiar, este padecer se supera.

     

    Psicóloga Lorna Zitarosa. Mat.4292

    Consultas presencial y online

    www.info@imagenycoaching.com

     

     

     

     

    Publica un comentario →

Escribe un comentario

Cancel reply