• Susto o miedo?

    Susto o miedo?

    Se podría definir como una reacción frente a a una situación de peligro a estimulaciones externas muy tensas que sorprende a una persona, en un estado de no-preocupación, por lo que no puede protegerse de ellas o dominarlas.

    En “Más allá del principio del placer”, Freud propone la siguiente distinción, entre susto y miedo, porque advierte que muchas veces son tomados como lo mismo, incluso como sinónimos, es su relación con el peligro lo que permite que se puedan diferenciar.

    La angustia, el termino angustia describe un estado caracterizado por la espera del peligro, y la preparación para éste, aunque sea desconocido.

    La palabra miedo supone a un objeto definido, al cual se le tiene miedo, le tengo miedo a las arañas, tengo miedo a los aviones, es a un objeto claro, concreto, definido y reconocible.

    En cuanto a la palabra susto, se designa al estado que sobreviene, que nos sorprende cuando se percibe una situación de peligro sin estar preparados para ella, hace recaer el acento sobre el factor sorpresa, no se espera, no estamos pensando en eso que nos va a asustar, sobreviene de modo sorpresivo e inesperado.

    Entre el susto y la angustia la diferencia estriba en que en el susto se caracteriza por la no- preparación para el peligro o para la situación de peligro, mientras que en la angustia hay algo que protege contra el susto.

    Se trata de que en que tanto en el miedo y el susto, emociones que todos tenemos, lo que las diferencia es el hecho de que el miedo nos da la posibilidad de evitar la angustia, si le tengo miedo al río por ej., busco la forma de protegerme de él, lo evito, no paso cerca, tengo recursos para no tener que franquear al miedo, porque se trata de algo específico, a lo que le temo, ya lo sé, y normalmente uno sabe que tiene que hacer para no enfrentarse a lo que le provoca miedo.

    Distinto es con el susto, el susto es la emoción que surge, frente a lo inesperado, a lo que no tenemos en cuenta como posibilidad, frente a aquello que no está en nuestros planes, es lo que nos sobreviene nos atraviesa, y nos paraliza, porque no estábamos preparados, para la situación de peligro con la que nos encontramos, y tal vez suceda en el peor de los casos que según el peligro que nos acose no tengamos modo de defendernos desde lo físico, y desde lo psíquico, en estas situaciones puntuales, en las que podemos salir heridos, en casos limites dan lugar a lo que se llama trauma, marcando al sujeto.

    Nadie está exento de llevarse un susto, ni de sentir miedo, son emociones totalmente normales, y hasta saludables, porque en el caso del miedo como decían

    las abuelas “el miedo no es tonto”, porque como sabemos lo que nos asusta, recurrimos a evitación de lo que lo causa o a la huida.

    En el caso del susto, será el instinto de supervivencia, propio de la pulsión de vida, lo que nos ayudará a salir ilesos, o lo menos perjudicados en lo físico y en lo psíquico, porque el sujeto está preparado para la supervivencia naturalmente es por esto que siempre tratará de resurgir de alguna manera.

    Lorna Zitarosa, Psicóloga, Argentina, Rosario

    Publica un comentario →

Escribe un comentario

Cancel reply