• El mal de la época?

    El mal de la época?

    En los últimos años el motivo de consulta que recibimos con frecuencia son personas vulnerables, angustiadas, pueden ser motivos diversos, familiares, económicos, afectivos, laborales, y otros.

    Acompañado de una sensación de búsqueda, ellos le llaman solución, y no está mal, yo le llamaría alivio a su dolor a su desesperación, y a sus miedos. Estos ya son males que se pueden considerar de esta época, y muchos más que luego mencionaré, pero hay uno que es frecuente y que está presente en cada paciente que se acerca: LA ANSIEDAD, llamo ansiedad en este caso, a ese sentimiento de urgencia, de inmediatez que invade al sujeto, que viene a pedirnos acabar ya con su malestar sea el que sea, vivimos en la época post moderna, esto no nos sorprende, pero se ve más a menudo, es una necesidad imperiosa que manifiesta el paciente explícitamente en su discurso, manifiesta que no aguanta más y que quiere acabar ya con lo que le pasa, y algunos hasta esperan que esto suceda en su primer sesión.

    Es obvio que en un primer encuentro lograr esto es imposible, pero si es cierto que se lo puede tranquilizar, involucrarlo en sus problemáticas, y como decía Freud, preguntarle: Y usted que piensa que tiene que ver con esto que le pasa, (en realidad ahí se le está pidiendo al sujeto que se involucre en su problemática y que revise que cosas han pasado, para que llegue a este estado, así se logra sacarlo de la angustia con el objetivo, de que reflexione sobre su situación, piense, se haga cargo de la parte que le corresponde, para más adelante en sesiones en las que uno ya conoce mejor al sujeto se lo ayuda a abrir un abanico de posibilidades, que casi nunca vio, y que pueden traerle ahora si soluciones a su problema.

    Una de las cosas que intento remarcar es que esta urgencia por terminar con el sufrimiento, suele ubicarlo en un lugar de espectador, pasivo, que ve su vida como una película, sin sentirse artífice de su propia vida, sin darse cuenta, que él puede tomar el mando, (quizás pudo, quizás no, depende la patología), pero siempre se llega a la misma conclusión, el paciente cree que las cosas “le pasan”, descartando que quizás, ellos tienen algo que ver con eso que los perturba…

    Esto es producto de la ansiedad, también, si pongo todo en una situación de urgencia, pidiendo salvarme ya, y en algunos casos, derivación a un psiquiatra para que me dé la pastillita mágica, pronto estaré bien.

    En tiempos en los que la sociedad ofrece todo en términos de minutos, móviles ya funcionando, mientras que antes había que cargarlo 1 día, y esperar otro para la activación, productos que van unidos indefectiblemente al adverbio de tiempo “YA”, LLAME YA, PIDA YA, EN 5 MINUTOS TIENE SU CREDITO, SU TV, o el producto que ofrezcan, que son miles, logran llenar el vacío que genera la espera,

    Los procesos, venden más y el cliente, vuelve a su casa feliz y en media hora está disfrutando del producto que se compró….táctica sumamente efectiva en la venta, llame que se acaba, todo es ya. Y que en ese plano funcione así es más allá de una política de las empresas, esto sucede porque ya se sabe que todos queremos todo ya.

    Son las reglas del mercado, y así obtienen resultados….

    Pero esta ansiedad ya propia del sujeto cuando no se siente bien, y no viene a comprar un TV, se siente perdido, si en el mundo todo funciona a gran velocidad, como mi cabeza no ?. y como no puedo ser feliz ya?, esto es también como ya dije producto de los tiempos post modernos y obviamente de una sociedad de consumo,

    Pero la psiquis, no responde a esas urgencias, la psiquis necesita elaborar, recordar y repetir como decía Freud, para resolver, y atravesar verdades y situaciones que han dejado huellas, que aunque tengamos 4 décadas, pueden estar ahí. Y hay que hablar, discurrir, y afortunadamente, luego de una o dos sesiones, el paciente pierde esta urgencia, propia de mercado, y viene porque quiere hablar de el, de su historia, porque recuerda cosas que quiere contar, porque va descubriendo otras, porque deja de querer todo ya, porque su necesidad pasó a ser otra, que lo escuchen, que lo entiendan, porque descubre, que el tiempo ya no importa, porque lo que quiere es hablar, y hablar, porque rememoro cosas, porque les surge preguntas, y porque se quieren conocer más, y esto es maravilloso, para el paciente que empieza a saber bien quien es que quiere, y porque puede empezar a forjar un futuro a partir de los proyectos que se proponga, porque también sacara a la luz y explotara todos sus recursos internos, para transformar su vida, y la urgencia, ya no será la prioridad, porque estará interesado y ocupado en descubrirse, para asi lograr solucionar sus problemas, y encaminarse hacia sus metas,,,,

    Dra. Lorna Zitarosa

    Quieres contactar? escribe a info@imagenycoaching.com

    Consultas por skype o hangouts

    Publica un comentario →

Escribe un comentario

Cancel reply